La importancia de las uvas para los vinos

Para poder cosechar una buena uva que sirva para vinos, se debe iniciar desde el sembrado, la vigilancia del crecimiento de la cosecha, se combate las malas hierbas, los insectos y plagas que perjudican su crecimiento y desarrollo. Algunos creen que son labores comunes en plantaciones, son actividades que se llevan a diario y se repiten año tras año, además de los nutrientes y abonos necesarios para lograr que sus frutos sean los más grandes, de mejor sabor e ideales para la producción de los mejores vinos. En las distintas vinotecas puede encontrar una vasta orientación, respecto a la elaboración de los vinos que en ella se encuentra, desde la vid hasta el producto final, el vino.

Se tiene que los ciclos biológicos de la vid se repiten cada doce meses siempre de la misma forma. Una sepa tiene muchos años de duración incluso puede superar más de un siglo de vida, pero generalmente los productores la arrancan al pasar cuarenta años. Esto se debe a que progresivamente va disminuyendo racimos. Pero se sabe que a mayor edad de la vid se cosecha una uva que produce mejor vino, esto debido a que las raíces han penetrado profundamente en el subsuelo nutriéndose de todos los minerales que se encuentran en él.

Una buena vinoteca conoce esto y mucho más, pudiendo asesorar al cliente sobre el mejor vino, esto debido a que saben de qué cosecha viene, su tratamiento y control de calidad a la que ha sido sometido hasta que es vendido. Con ello contribuye a mantener la cultura del vino. Para obtener uvas óptimas para vinos, se debe cuidar los viñedos. Existen elementos externos como, el clima de la región, las condiciones meteorológicas y la recolección. Una vinoteca te explica todo eso y te llevas el mejor vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *